Título original: Madrid 11-M: Todos íbamos en ese tren

Dirección: Pedro Barbadillo, Sergio Cabrera, María Campuzano, Carlos Carmona, Jaime Chávarri, Leslie Dann, Alfonso Domingo, José F. Echevarría, Javier Fernández, Angeles González Sinde, José Heredia Moreno, Twiggy Hirota, Jorge Iglesias, Estela Ilárraz, Octavio Iturbe, Guido Jiménez-Cruz, David Lara, Borja Manso, Manuel Martín Cuenca, Nacho Maura, Vicente Mora, Miguel Angel Nieto, Daniel Quiñones, Miguel Angel Rolland, Miguel Santesmases, Rocío Sierra, Gonzalo Tapia, Catherine Ulmer, Angeles Vacas, Oscar Villasante, Gonzalo Visedo.

Duración: 110′

Páis: España

Música: Carles Cases

Fotografía: Juan Carlos Gómez

******************************************************************************************************************************

En un día como hoy, qué mejor que rendir nuestro pequeño homenaje a las víctimas del 11-M trayendo esta película al blog.

Es un documental compuesto por multitud de piezas pequeñas, de unos pocos minutos de duración, en los que familiares de víctimas, supervivientes y testigos, cuentan pequeñas pero estremecedoras experiencias. Un crisol de voces de gentes provenientes de muchos sitios con un nexo: todos labraban su vida en Madrid, y todos pasaban por allí, porque aquel día fue un canto al horror más ignominioso, aquel que se ceba de forma indiscriminada con inocentes que nada tienen que ver con reivindicación política alguna, si es que alguna puede ser respaldada con la violencia.

De todo lo que vino después, de la labor del Gobierno, de la indignación pública, de la pelea política, poco, tan solo un par de segmentos para dar testimonio de lo acontecido, porque este es un documental sobre la gente corriente que dejó su vida en los andenes, y en gente corriente se centra. Y al final…la voz de los más inocentes de todos, los niños, y su especial capacidad para entender y explicar las cosas.

Sin caer en el morbo de la sangre y la destrucción, la palabra y la mirada de los protagonistas es igual de aterradora que el mayor charco de sangre, que la fotografía más infernal. Quien esto firma ha podido contemplar imágenes no públicas tomadas in situ por autoridades, ha escuchado los relatos de algunos de los que acudieron a socorrer e investigar, pero el horror, ya sea de esta forma,en crudo, o bien contado por la que podría ser la vecina de arriba, o reflejado en unos ojos en primer plano, fluye igual. Que nunca se olvide. Que nunca se repita.

Anuncios