Título original: Garbo, el espía (El hombre salvó el mundo)

Dirección: Edmon Roch

País: España

Año: 2009

Duración: 93′

Guión: Edmon Roch, Isaki Lacuesta y María Hervera

Música: Fernando Velázquez

Fotografía: Bet Rourich, Gabriel Guerra, Joachim Bergamín

Premios: Goya al Mejor Documental

******************************************************************************************************************************

Juan Pujol durante la contienda española

El documental de hoy nos trae a una figura que, si lo pensamos bien, fue absolutamente clave en el desarrollo de la II Guerra Mundial. Nada más y nada menos que un españolito, barcelonés para más señas, que sin tener la más mínima preparación protagonizó una historia rocambolesca, bizarra, casi de chiste, para con ella conducir a los alemanes al engaño que propició el buen puerto de la operación clave de la guerra, el desembarco de Normandía.

Lo más curioso de todo es que el rastro de este hombre, Juan Pujol García, permaneció en sombras durante cuarenta años, incluso creyéndole oficialmente muerto. Siendo un personaje tan relevante, hasta hace bien poco cualquier búsqueda sobre su persona se limitaba a ciertos datos sobre su condición de doble agente y poco más. Hasta 1984.

Garbo caracterizado

Juan Pujol era en realidad un farsante. Quiso jugar al espionaje engañando a unos y otros para que le aceptasen, y para ello inventó informaciones e incluso una extensa red de espías a su servicio. Los británicos no picaron, pero los alemanes si. Cuando los primeros captaron que Garbo entraba en contacto con los segundos y que podía mentirles, fue reclutado como agente doble para pasar información erronea. Su gran hito fue mantener a los alemanes en la creencía de que la invasión de Francia llegaría por el Paso de Calais y no por las playas normandas, incluso con la operación en marcha y los aliados pisando la arena logró mantener la ilusión de que se trataba de una maniobra distractoria para desviar la atención de Calais. Una jugada tan real y clave en la guerra como delirante en su gestación y puesta en prática.

Garbo se hace público

Hecha la trampa, Garbo fue saliendo de escena, e hizo correr la creencia de su muerte poco después en Africa. Sin embargo se había refugiado en Venezuela, donde comenzó una vida totalmente nueva, cosa que fue descubierta por un investigador británico en 1984, en fechas próximas al 40º aniversario del Día-D. Todo salió perfecto, aquella conmemoración pudo llevarse a cabo con el colofón de la aparición pública de un español héroe para Gran Bretaña, el hombre clave que hizo posible la Operación Overlord, y que al fin pudo recoger la medalla que nunca pudieron entregarle. Murió cuatro años después.

El documental nos va a ir contando, con mucho más detalle, toda la historia, y además de un modo muy original, sin voz en off, con la epopeya de Garbo contada por aquellos que le siguieron el rastro y por algunos expertos en la IIGM y del mundo del espionaje -Aline Griffith, condesa de Romanones, entre otros-, con buenas imágenes de archivo y la originalidad de introducir animaciones propagandísticas de la Disney de la época y engarzar la narración con escenas de películas que recogen ciertos hechos que se nos cuentan.

Un tipo corriente

Por tanto tenemos un documental muy interesante por su fórmula narrativa, así como por la historia que nos cuenta, una historia hasta ahora semi desconocida y de una importancia fundamental que, irónicamente, nos ayuda a ponerle un punto de mordaz buen humor a uno de los cataclismos más terribles que ha sufrido la humanidad.

Anuncios