Título original: Traitor

Dirección: Jeffrey Nachmanoff

Año: 2008

Duración: 114′

País: EEUU

Guión: Jeffrey Nachmanoff y Steve Martin

Música: Mark Kilian

Fotografía: J. Michael Muro

Intérpretes: Don Cheadle, Guy Pierce, Jeff Daniels, Neal McDonough, Archie Panjabi, Alyy Khan y Said Taqmaoui

***********************************************************************************************************************************

En numerosas ocasiones nos topamos con películas de acción (y no solamente) que toman contextos reales para desarrollar en ellos la ficción que van a contarnos. Por desgracia, en no menos casos, la seriedad con que se toman las gotas de realidad produce risa, cuando no indignación. Hoy no es el caso, porque podemos decir que Traidor es un film respetuoso con determinadas cosas que dice y muestra, aunque tampoco esperen un tratado de filosofía.

La película es un thriller que nos cuenta el vía crucis que debe atravesar un agente de la inteligencia norteamericana para borrar su vida y conseguir infiltrarse en un grupo terrorista islamista. Dado que su misión es ultrasecreta no es ni oficial, y los investigadores del FBI, que no son tontos, saben que una importante amenaza se cierne en forma de preparación de gran atentado. Nuestro protagonista lo hace tan bien, que los espías estadounidenses tienen hasta su perfil sin saber que es de los suyos. Las peripecias de la investigación serán el otro vértice de la historia. ¿Cómo se las apañará el bueno de Don Cheadle para conducir su tarea lo más lejos posible, hasta poder cazar a los grandes jefes del grupo en que se ha metido sin llevar a cabo el atentado final, y sin que lo atrape el FBI?

Este es a grandes rasgos el meollo del asunto. Y pese a que no descubre América y a que sigue los grandes tópicos del thriller casi a pie juntillas, la película entretiene y cumple su función, aunque sin más.

No obstante, lo que más nos interesa es que sin dar una clase universitaria, es muy fiel a la hora de respetar ciertos elementos básicos y comunes a los grupos islamistas violentos, desde los procesos de radicalización y reclutamiento, el adoctrinamiento, las rutas de movimiento, las pautas de intercambio de información e instrucciones, los estereotipos jerárquicos, la ideología, la preparación de grandes atentados, etc. Es algo que sin duda se debe agradecer, que se note que ha habido algún trabajo de documentación. Alguien que tenga poca idea de lo que le están contando, terminará el visionado al menos con una idea no distorsionada ni prostituida por los condicionantes de la industria del cine o, lo que es peor, la hipotética desidia de los creadores. ¿Proponerla como película didáctica? Bueno, esto ya depende de los conocimientos previos que tenga cada uno.

Anuncios