Título original: Missing

Director: Constantin Costa-Gavras
Año: 1982
País: Estados Unidos
Duración: 122′
Guión: Donald E. Stewart y Constantin Costa-Gavras (basado en la novela de Thomas Hauser)
Música: Vangelis
Fotografía: Ricardo Aronovich
Productora: Universal Pictures
Intérpretes: Jack Lemmon, Sissy Spacek, Melanie Mayron, John Shea, Charles Cioffi, Richard Bradford, Janice Rule, David Clennon y Jerry Hardin
Premios: Oscar al mejor guión adaptado (4 nominaciones). Palma de Oro de Cannes y premio al mejor actor (Jack Lemmon)
******************************************************************************************************************************
Costa-Gavras, director habitual de películas de contenido político, especialmente preocupado por los golpes de estado militares, aborda en esta ocasión los días posteriores a la insurrección que derribó a Salvador Allende en Chile. La película se centra en la desaparición y búsqueda de un periodista norteamericano por parte de su esposa y su padre.

Jack Lemmon y Sissy Spacek

En este viaje se retrata el clima de miedo y persecución en las calles de Santiago, el toque de queda, los secuestros domiciliarios en mitad de la noche, las detenciones callejeras y el infierno de los centros de detención improvisados, como fue el Estadio Nacional. Se dibuja además un choque ideológico y generacional entre el personaje de Sissy Spacek y el de Jack Lemmon. Ella, esposa del desaparecido, evoca aquella juventud occidental idealista de los años sesenta y setenta, próxima al marxismo, aquella generación norteamericana opuesta a la guerra de Vietnam y el imperialismo. El, padre, aparece configurado como icono del hombre maduro tradicional, religioso y conservador, creyente en el “enemigo exterior” y en la irresponsabilidad de los jóvenes utópicos. Ambos chocarán frontalmente en un inicio, pero poco a poco la película narrará la pérdida de la inocencia del padre, a base de flash-backs que reconstruyen los últimos pasos del hijo desaparecido se irá descubriendo la implicación de la CIA, y la embajada de Estados Unidos, por órdenes directas de Washington, en la trama golpista y en la desaparición del protagonista, rompiendo así en el personaje de Lemmon una serie de principios y seguridades de su propia mentalidad, que le harán renegar de todo aquello en lo que antes confiaba con respecto a su país al descubrir las cloacas de la diplomacia y la política internacional.

Lemmon busca en el Estadio Nacional

Figura entre aquellos títulos que hasta hace poco tiempo estuvieron prohibidos en Chile, incluso después del final de la dictadura. Es sin duda uno de los mejores títulos del director greco-francés y cuenta con un Jack Lemmon espectacular. Sobre el rigor de lo que muestra, al margen de estar basado en una historia real, la coincidencia es unánime sobre su veracidad histórica.
En este fragmento podemos ver la llegada de Lemmon a Santiago, sus primeros roces con la Spacek y la primera reunión con el embajador y autoridades USA.